Bioeconomía

La bioeconomía es un enfoque teórico y práctico que permite conciliar la actividad económica con los principios de la vida, y de esta manera salir del camino sin salida del crecimiento del PIB y de la deuda ecológica, social y financiera. 

La relación actual de nuestra economía con la vida está construida sobre una ilusión: poder escapar de la lógica y de los ciclos naturales. Su lógica es lineal: « abastecimiento» de materias primas, procesamiento, consumo, y luego «residuos» descargados en la naturaleza. Los videos de Annie Léonard «Story of Stuff» lo explica muy bien (aquí, subtitulado en español).

Tomemos por ejemplo el ciclo de vida de una lata de bebida gazeosa. Su producción requiere importantes recursos de materias primas (aluminio, hecho a partir de bauxita, agua, azúcar, aromas) y energía (para extraer el aluminio de la bauxita, producir la lata, y finalmente transportar la bebida. Aquela bebida a veces pasa varios días en un refrigerador, pero se consume en unos cuantos minutos, y luego su recipiente esta desechada con la «basura». En Francia, sólo 2 de cada 3 latas se reciclan. Esta cantidad puede parecer importante, pero significa que al menos 1,5 mil millones de latas al año no se reciclan en este país. Representa alrededor de 34.000 toneladas de toneladas de residuos no reciclados para este uso solo.

La noción de residuos es inexistente en los organismos vivos. Todo lo que sale de un ciclo de producción – procesamiento – consumo natural esta utilizado como materia prima para un otro organismo (animal, planta u hongo) y entra en otro ciclo. Al igual que el funcionamiento de los ecosistemas, la bioeconomía consiste en volver a sincronizar ciclos económicos (flujos de materia, energía y valor) con los ciclos de la vida. Es una respuesta simple en su principio general, pero un reto en su aplicación para salir de la economía lineal, ya que se enfrenta a lógicas financieras, representaciones y procedimientos profundamente arraigadas en nuestras sociedades. En nuestro ejemplo, una producción local de bebidas a partir de recursos locales (frutas, agua), articulada a la reutilización de recipientes ayudan a eliminar los residuos y reducir significativamente el gasto energético relacionado con la producción y el transporte.

Antes de ser recuperada por instituciones como la OCDE, la bioeconomía se ha definido con precisión por los economistas precursora de una economía ecológica (Nicholas Georgescu-Roegen y René Passet) como la respuesta a la necesidad de conciliar la actividad económica con los principios de la vida, y por lo tanto vivir y trabajar dentro de los límites planetarios. Algunos investigadores (como F. Capra o J. Banyuls, fundador de biomimetismo, Bill Mollison y David Holmgren, fundadores de la permacultura definieron principios que sirven como ideas directrices para progresar en esta dirección. Esta economía se basa principalmente en la solidaridad con todos los seres vivos y entre los seres humanos, y esto a largo plazo. Se trata de dar valor a lo que hace una vida plena y saludable (felicidad, relaciones humanas, una base mínima de bienestar material) en lugar de la acumulación de bienes.

A su manera, el emprendimiento social, la economía social, el biocomercio ético, y enfoques tales como la economía circular o la economía colaborativa, tratan de responder a estos desafíos. Estas respuestas son a menudo parciales (como en una forma de economía colaborativa altamente capitalista), a veces mejor integradas. Los esfuerzos por ir adelante no son tanto teóricos (como el esfuerzo de recopilación y extensión desarrollado por I. Delannoy través de una economía cualificada de simbiótica) que prácticas. Necesitamos más acción, experimentación, métodos, acompañamiento que teoría. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para introducir este enfoque en las organizaciones y los territorios.

En Guyana, emerge un cacao y un chocolate franceses sostenibles

En Guyana, emerge un cacao y un chocolate franceses sostenibles

En 2020 y 2021, Pierre Johnson ha coordinado un estudio para el desarrollo de un «cacao y chocolate sostenibles de Guyana», a pedido de un patrocinador corporativo y de la Cámara de Agricultura de Guyana. Con Cesar Paz, creador de la cooperativa Norandino en Perú, conocimos a principios de año a todos los productores y actores susceptibles de apoyar a este sector. Reunidos a principios de noviembre en un taller de dos días, los productores actuales y potenciales y su posible apoyo se comparten sus experiencias y juntos construyen una visión para el futuro del sector cacao y chocolate de excelencia, elaborado en Guyana y por lo tanto en Francia. Primera evaluación en este artículo.

leer más
Le label Bio Français Équitable contribuera-t-il à faire avancer le bio français vers plus d’équité ?

Le label Bio Français Équitable contribuera-t-il à faire avancer le bio français vers plus d’équité ?

La Fédération Nationale de l’Agriculture Biologique (FNAB) vient de lancer le label Bio Français Équitable. Cette initiative contribuera-t-elle à faire avancer le bio français vers plus d’équité ? Cet article analyse le contexte d’émergence de ce label, notamment les défis de l’agriculture biologique et du commerce équitable.

leer más
Artemisia annua, une plante entre médecine et politique

Artemisia annua, une plante entre médecine et politique

Contre le coronavirus, les pays africains peuvent-ils promouvoir un remède à base de plantes issu de la médecine traditionnelle ?
Beaucoup d’espoirs ont été placés sur la plante de l’espèce Artemisia annua. Son utilisation par les pays africains est-elle médicinale ou politique, ou les deux ?

Construire des modes de vie durable dans l’Ouest de Kalimantan

Construire des modes de vie durable dans l’Ouest de Kalimantan

Le programme sur «la gestion des ressources naturelles basée sur les connaissances locales des peuples autochtones» dans le Kalimantan occidental avait de multiples facettes : reconquérir les droits coutumiers sur les terres et les forêts, mener des activités d’adaptation au changement climatique et d’atténuation de ces changements, le renforcement de l’autonomie économique par la création de services de crédit, et l’appui aux activités renforçant la sécurité alimentaire et générant des revenus. C’était globalement un succès, mais de nouveaux défis sont apparus pour les communautés impliquées.

Share This